sábado, 7 de mayo de 2016

Formentera

La isla de Formentera rompe todos los límites. Más que querer volver, desearás quedarte a vivir allí para siempre. O al menos pasar un año sabático en esta paradisiaca isla. El incandescente azul de sus playas sería razón más que suficiente para querer hacerlo. Pero hay muchas (¡muchísimas!) más razones, como sus deliciosos pueblecitos, el inmejorable clima mediterráneo del que gozan todo el año, su hechizante luz, los bucólicos faros que adornan los extremos de la isla, su envidiable ritmo de vida o la brutal sensación de saber que sólo se puede llegar hasta allí en barco. Mis tres consejos para tu visita a Formentera: haz noche en la isla y si puede ser más de una, mejor; conversa con los lugareños; recórrela en bici y sin mapas. Con toda seguridad querrás volver.






No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...